AdBlue cerca de ti

¿Diremos adiós a los vehículos más antiguos?

  • Movilidad sostenible

¿Tienen fecha de caducidad los vehículos más viejos? ¿Qué energía moverá los vehículos en el futuro? ¿Hay hoja de ruta desde Europa? La carrera hacia una movilidad cero emisiones sigue sin tener un plan de ruta claro, pero hay tres claves a destacar: la neutralidad tecnológica y el rejuvenecimiento y la descarbonización del parque automovilístico.

Un parque automovilístico cada vez más envejecido

¿Son muy viejos los coches que circulan por nuestras carreteras? Los últimos datos de ACEA (2021) apuntan que en Europa circulan vehículos con una edad media de 12 años. Una cifra que, además, sigue creciendo. El parque automovilístico de Luxemburgo es el más joven, con una media de 7,6 años, mientras que los coches con más antigüedad se concentran en Grecia, con 17 años.

En España las cifras no son mejores. De acuerdo con un estudio de 2023 publicado por Arval Mobility Observatory, la antigüedad del parque español tiene una media de 13,5 años y ha crecido hasta un 70% en los últimos 15.

¿A qué se deben estos números? Según el mismo estudio, los constantes cambios en materia de movilidad y conciencia medioambiental, la crisis de suministros y la subida en los precios de los combustibles provocaron en 2022 un desplome en las matriculaciones de vehículos nuevos.

Los particulares son los que más tiempo de vida dan a sus coches, en torno al 62,4% cuentan con más de una década de uso, mientras que 42,4% de los de empresa y el 26,8% de los de alquiler se enmarcan en el rango de mayor edad.

Entre las causas se destaca, sobre todo, el aumento de precios de los coches nuevos, más de un 40% en los últimos cinco años. Según el mismo estudio, incluso los coches de segunda mano han aumentado su precio de mercado, a pesar de que la demanda de los vehículos de ocasión sigue creciendo.

¿El problema? Que para reducir las emisiones a escala global, es imprescindible la renovación del parque automovilístico. Y parece que por fin se va a poner foco aquí.

Prohibir los coches más antiguos, ¿una realidad?

Entonces, ¿ha llegado el fin de la era de los coches viejos? Algunos rumores apuntan a que la Comisión Europea podría acabar prohibiendo la reparación de los vehículos más antiguos, con el objetivo de prescindir de los motores más contaminantes en sustitución por otros más eficientes.

Todavía no hay un reglamento oficial que confirme la noticia, pero ya se plantea el concepto de vehículo residual, que afectaría a coches viejos -se calcula que de unos 15 años de antigüedad- con averías en motor, transmisión, frenos, dirección, chasis o bastidor. En caso de ser catalogado como tal, no se autorizaría la reparación de dicho vehículo, aunque cabe remarcar que, en estos casos, solo se aplicaría a una minoría muy reducida de coches. Y todavía hay que despejar muchas dudas al respecto.

Lo que sí deja entrever la posible medida es la intención de reactivar el impulso del programa Fit for 55, que tiene como meta convertir la Unión Europa en el primer territorio sin emisiones derivadas del transporte. Un ambicioso plan comunitario con fecha de inicio en 2050 para el que ya analizamos algunos desafíos todavía sin resolver a corto plazo en este post sobre ls incógnitas del Fit for 55.

¿Cuál es el mejor candidato para sustituir los vehículos más viejos?

En Europa, este pasado diciembre, la venta de coches eléctricos ha caído casi un 17%, la primera caída registrada desde 2020. Si analizamos los datos globales publicados por la Asociación Europea de Fabricantes Automovilísticos (ACEA), las ventas de coches en 2023 remontaron con un aumento del 13,9%. Un crecimiento de las ventas que lideran los mercados italiano y español. Pero si miramos por tipología de motor, los gasolina siguen ocupando mayor cuota, con un 35,3% del total de las ventas, seguidos de los híbridos (25,8%), que también incluyen los diésel mildhybrid, los eléctricos (14,6%) y los puramente diésel (13,6%).

Actualmente no hay una energía 100% limpia, accesible y realista para cumplir con los objetivos marcados para una movilidad cero emisiones. Pero si el primer paso para la descarbonización pasa por el rejuvenecimiento del parque, el siguiente tiene que ser el impulso de la neutralidad tecnológica en el transporte. El objetivo es que se responda a una necesidad concreta, que puede variar mucho de un conductor a otro.

Por ejemplo, un motor eléctrico no es compatible con el transporte de larga distancia, por su poca autonomía y escasa red de recarga en algunos países, pero sí lo es, en cambio, un diésel con tecnología SCR, que reduce en un casi en su totalidad las emisiones de NOx y consumen un 20% menos de combustible que un gasolina, emitiendo en consecuencia menos CO2. Del mismo modo, el motor eléctrico puede ser buena opción para rutas urbanas.

De hecho, la apuesta por la neutralidad tecnológica es una de las peticiones de Neutral In Motion, formada por una decena de las principales asociaciones de la automoción y vehículos de España, al gobierno español. La entidad apuesta por promover la descarbonización sin demonizar ninguna tecnología, siendo el usuario final quién decide cuál de estas se adapta más a sus necesidades. Para ello, solicita planes y políticas reales para que “2024 sea el año de la movilidad”.

Share this post